Avisar de contenido inadecuado

8 ideas personales para encontrar la felicidad

{
}

AUTOCONTROL

8 ideas personales para encontrar la felicidad

Jhovanny Marte Rosario

18 de marzo, 2008

9: 47 a.m.

 

 

Para mi amigo Jhovanny (yo mismo) y para ti, Clary.

 

 

 

Palabras preliminares

 

Te hablaré sin rodeos. El hecho de tú haber nacido en este planeta es un privilegio, pero un privilegio que conlleva problemas. He aquí el meollo de esta obra que comparto contigo: los problemas, cómo alejarte más de ellos y encontrar tu felicidad. Antes de seguir, es bueno que sepas que no estoy aquí para reprocharte lo que haces incorrecto o echarte en cara tu estado de vida actual. El propósito de mis palabras es compartir mi punto de vista de cómo evitar que sumes más problemas a tu vida. Evitar que tu paso por este mundo no sea tan frustrante. Te hablaré con la herramienta más importante con que cuento, la experiencia. Todo lo he aprendido de los tropiezos, el mundo y todo lo que lo envuelve ha sido mi verdadero maestro; y te digo que ha sido un maestro que no demora en premiarme cuando hago lo correcto y de castigarme cuando incurro en lo errado.

 

Comulgo de manera muy conciente con los principios de la Ley de Causa y Efecto,  nada se da al azar. Todo hecho tiene una lógica respuesta. La hoja no se desprende del árbol porque sí. Cuando una hoja se separa de un árbol es por una razón infalible, algo o alguien lo provocó, bien sea el tiempo (la decadencia natural de la hoja) o bien sea la mano del hombre. De este modo nos llegan las situaciones a nuestras vidas. Así nos llega la muerte. El destino no existe, el destino soy yo, los demás y la fuerza de la Naturaleza.

 

Mira, te diré unas de las verdades más crueles de este mundo, nosotros, los seres vivos, empezamos a morir desde que nacemos: cada segundo que pasa nos acerca un poco más a la hora lúgubre a la que todos le tememos y le huimos: La Muerte. No obstante, no pensemos en que algún día (el menos esperado) moriremos, sino en cómo podríamos sumar  vida a la vida, y no muerte a la muerte. Y empezaremos por la primera enfermedad de este mundo, los problemas. ¿Cómo podemos reducirlos a su mínima expresión?

 

Pero ¿A quién recurriremos para acortar nuestros problemas? ¿A Dios? No. Dejemos a Dios en paz allá arriba. Mira que ya tiene suficiente con Satanás y sus maldades. ¿Entonces a quien más? ¿Al Chapulín Colorado? Por supuesto que no, los mexicanos y sus problemas de frontera con los Estados Unidos no le dan a vasto. Tus problemas son tuyos, por lo tanto eres tú mismo quien debes enfrentarlos y resolverlos. Es hora de que empieces a ser más responsable contigo mismo, pero una responsabilidad sostenida, porque de eso se trata este juego, luchar constantemente en contra del mal que por doquier nos acecha para enviarnos a donde ha enviado a muchos, a la mayoría, al pozo de las decepciones y los resentimientos. Asume el reto de, primero, levantarte de tus propias cenizas y segundo de edificarte como ser humano. Es cierto, nacimos en el planeta Tierra, pero no para arrastrarnos por la tierra, sino para disfrutar de la ración de tiempo que el Cosmos nos otorgó. Para todo esto cuentas con tres poderes ocultos en tu interior: el dios de la experiencia, el dios de la conciencia, y el dios de la fuerza de voluntad. La experiencia te dará el conocimiento suficiente para reconocer el peligro, la conciencia te dará el poder de la reflexión para que sepas ponderar lo que te conviene o no, y la fuerza de voluntad te llenará de la energía necesaria para arremeter contra el inminente mal.  

Lo que lees ahora es fruto de la experiencia, pensado y escrito en varios días, para que lo leas en algunos minutos con el fin de que perdure en tu corazón para toda la vida. Tú decides pues si seguir fracasando o sencillamente jugártela para llevar una vida en paz con todo y todos. Desde este instante tienes el derecho: o de arrojar este escrito antes de pasar a los detalles o leerlo y aplicarlo en su justa medida para que no seas contado en la lista de los terrícolas amargados. Es tu decisión y la respeto. 

 

 

Contenido

 

1.        En la salud corporal. ¿Qué ingieres?

 

2.      En el dinero. ¿En qué lo inviertes?

 

3.      En el amor. ¿A quién eliges?

 

4.     En la amistad. ¿Quién es tu amigo?

 

5.      En lo intelectual. ¿Qué aprendes?

 

6.     En lo espiritual. ¿En qué crees?

 

7.      En el talento. ¿Cómo lo utilizas?

 

8.      En lo personal. ¿Quién eres tú?

 

 

 

En la salud corporal. ¿Qué ingieres?

 

El promedio de vida de un ser humano es de aproximadamente 70 años, eso dependiendo el país y en la clase social en que se nace. Aunque vamos a estar claro, la pobreza no es una excusa válida para justificar lo que haces y dejas de hacer, te recuerdo que cuentas con tres poderes ocultos muy tuyos para contrarrestar el enemigo: el dios de la experiencia, el dios de la conciencia, y el dios de la fuerza de voluntad.

 

 Hablemos ahora de lo que ingieres en el año, tomando en cuenta la clasificación básica de los alimentos buenos, o comida saludable: pescado, huevo, leche, frutas, vegetales…, y comida chatarra: hot dog, papitas fritas, caramelos, soda. ¿Qué le echas a tu estómago en un año? ¿Cómo sabes que estás en salud? ¿Eres médico para saberlo con exactitud? Es muy probable que si vas al doctor, éste te revele que tu salud no anda muy mal del todo, pero ¿es eso suficiente? ¿Crees que si desde pequeño estuvieses ingiriendo alimentos saludables, el veredicto del galeno sería el mismo? ¡Claro que no! Estoy seguro de que te estás matando de a poco, le estás quitando días al promedio de tu existencia. Seamos claros, los dulces son buenos para el paladar, al igual que un hot dog, pero cuál es la consecuencia final de este régimen alimenticio tan desequilibrado, no lo dudes, deterioro de la salud. A esto se suma nuestra pereza para con los ejercicios corporales. Preferimos la cama a levantarnos temprano para correr, sudar, quemar calorías y reducir el colesterol. Nos pesa el cuerpo porque nuestra fuerza de voluntad es casi nula. A nadie le encanta la idea de que lo tachen de gordo fofo. En cambio inflamos el pecho cuando nos dicen que estamos más ¨rebajaditos.¨ Todos queremos ser hermosos y escultóricos, pero pocos pagamos el precio de tal estado corpóreo, al menos en lo escultural, porque lo de hermoso ya es un asunto esencialmente de la Naturaleza. La belleza no se elige, pero la poca que se tiene se debe cultivar. El dulce es bueno al paladar, pero no todo lo que le sea bueno al paladar lo es para la salud corporal, hay entonces una diferencia entre lo que es bueno para el paladar y lo que es bueno para el cuerpo. Como siempre el mal siempre se nos presenta en las cosas que consideramos ¨buenas.¨ Ejemplo, la bebida alcohólica, el fumar tabaco, cigarrillo, o peor aun, las drogas. Las compañías que producen estas toxinas se la ingenian muy bien para embaucar a los consumidores activos y potenciales, y vaya que no es difícil la tarea, porque lo que les ofrecen es sencillamente placer, y para el placer no se necesita mucha publicidad. ¿Por qué? Porque por naturaleza el ser humano es un animal placentero (hedonismo), un ser que busca el placer a ciegas y trata de escapársele a todo lo que constituya hacer esfuerzos y sacrificios.

 

La gula es uno de los pecados capitales, esto significa que comer bien implica no tan solo ingerir buenos alimentos, sino también controlar el exceso de los mismos. Una o dos manzanas son suficientes para calmar y satisfacer el apetito, comerse diez significa glotonería, descontrol, y por lo tanto un peligro para la salud de nuestro cuerpo, en consecuencia, un día cualquiera nos pescará alguna que otra enfermedad que a la larga terminará por achicarnos la vida. ¿El culpable? Por su puesto que no es necesariamente el vender del hot dog, sino quien lo compra y lo engulle con voracidad. En resumidas cuentas, controla tu boca, o ella te restará lo que te queda de vida.

 

En el dinero. ¿En qué lo inviertes?

 

Los pueblos primitivos no tenían necesidad de dinero para la vida social, pero carecían de visión futurista. Vivían por vivir, sin embargo, el ser humano moderno está involucrado en un proceso de auto desarrollo, autosuficiencia con el fin de transformar el mundo en pro del bien común. Para esto debes trabajar y obtener dinero. El dinero es pues un medio de suma importancia para agenciarse un estilo de vida digno del ser humano. El dinero es poder.

 

Nuestro planeta está lleno de dos tipos de pobres: los que nacen entre miseria y por haraganería no salen de la pobreza. Y los que nacen pobres, tienen el medio para ganar dinero, pero que su estilo de vida de vanidad sumado a sus indisciplinas económicas los arruinan día a día. El Nazareno le dijo una vez a Judas Iscariote que no se preocupara tanto por los pobres porque siempre los tendrían con él (¡Y en abundancia!) No todas las personas son hábiles para la Matemática ni mucho menos para las finanzas, estos tipos de gentes necesitan de alguien que los ayude a administrar sus entradas monetarias.

 

Admitámoslos, todos queremos ser ricos, y si no todos, al menos el 99. 9 % lo desea, esto es un asunto de niveles de conciencia. Los ángeles no necesitan dinero porque en el Cielo no se utiliza. He escuchado en muchas ocasiones que dicen que ¨la raíz de todos los males es el amor al dinero,¨ pues bien yo estoy seguro que el principio de nuestros males no radica básicamente en el amor al dinero, sino a un cúmulo de defectos humanos entre los cuales se encuentra el mal uso del dinero y sus derivados: la tacañería y la avaricia, el capitalista es un ejemplo claro de este tipo de individuos muy parecidos a los usureros.

 

Pero, bueno, cabe pues la pregunta ¿Qué haces con el dinero que consigues? ¿Sabes calcular bien tus entradas y tus gastos? Pero mejor aún, ¿sabes diferenciar lo básico de lo superfluo? Aquí es donde muchos de nosotros nos complicamos la vida. Primero somos vanidosos, porque sin poder, queremos tener un carro, y cuando ya tenemos uno, queremos cambiarlo al poco tiempo por otro y luego tener dos y luego tres y luego una colección. Y yo me pregunto ¿en qué suma esto a la realidad de tu paz interior? ¿En esto consiste tu felicidad? ¿Busca aprobación de los demás para sentirte alegre? ¿Es tu estima hacia ti tan baja que debes recurrir a la posesión de algo para que así los demás te puedan aceptar y reconocer como alguien en la vida? Sí es así, entonces te veo por mal camino. Por el camino de la frustración y el resentimiento. La autoflagelación.    

 

Desear cosas materiales y obtenerlas no es malo, lo malo podría radicar en lo que haces para conseguir eso que te intranquiliza el espíritu. Ejemplo, el grito de la última moda en estos momentos es tener una laptop o un iPod o uno de esos teléfonos móviles que podemos programar con sonidos jocosos para llamar la atención. Sin embargo, si nada de esto puedes conseguir, ¿te hace esto sentir menos que los demás? Si es así el problema no es tu pobreza, el problema eres tú. La pobreza está muy relacionada con el cúmulo de deseos inalcanzables momentáneamente y los sacrificios absurdos que se hacen para obtener lo que se quiere. Mi consejo sería en consecuencia que reduzca los deseos de poseer algo que a largo plazo sólo logrará agenciarte deudas y más pobreza. No seas caprichoso o este defecto te hará perder, primero tu dinero y luego tu paz interior, sin hablar de la pérdida del juicio.

 

Te pregunto ¿Qué haces con el dinero que con sudor consigues? ¿Ahorras una parte de tus ingresos? ¿Lo inviertes en algún negocio productivo? ¿Lo utilizas en comprarte el último grito de la moda? ¿Lo malgastas en placeres? La mayoría de los seres humanos vive la vida como si no existiera un mañana, como si en el futuro inmediato no tuviesen que enfrentar una vida de más compromisos y de más competencia. Viven como el pez rémora, de las migajas de los demás. Viven larvando y sin un propósito fijo, sin metas, sin planes de acciones, sus agendas están tan vacías como sus bolsillos. Van pues de fracaso en fracaso, y estos los convierten en perfectos candidatos para las sesiones sicoterapeutas. Quien no sabe administrar sus propias finanzas nunca dará para orientar la de una empresa.   

 

En el amor. ¿A quién eliges?

Amar es una necesidad del alma. Sin embargo, nadie muere por no recibir amor, o por no dar amor, pero esto avinagra el alma, y te hace lucir y ser una persona resentida y vacía. Respirar y vivir no es lo mismo. Respirar lo hacemos todos hasta la muerte, pero vivir es llenar el alma de luces y maravillas, es un  estado emocional que se logra dando y recibiendo amor. Ni las plantas ni los animales precisan de amar porque la Naturaleza lo quiso así. No obstante, nosotros sí, porque tenemos sentimientos, somos seres sensibles. Somos los únicos seres vivos dotados con la facultad de reír y llorar. Los únicos que sienten hambre de amar y de ser amados.

 

Ahora bien, la disyuntiva surge de la siguiente interrogante, ¿a quién elijo para entregarle mi corazón? He aquí una tarea difícil, pero realizable. La elección de una pareja es fundamental para el equilibrio mental y emocional de una persona, es como cuando vas a comprar un par de zapatos. Nadie en plena facultad de su juicio va a una tienda, pide un par de zapatos, los paga sin medírselos y se va a casa. ¿Por qué? Pues porque cuando esa persona se pruebe los calzados es muy probable de que los zapatos o les queden muy pequeños o les queden muy grandes. Esto significa que o bien los devuelve  a la tienda o bien se queda con ellos y su incomodidad. Un alto porcentaje de nuestro éxito en la vida va a depender de la pareja que tengamos al lado. ¿Por qué? Sencillo, cuando en tu corazón no reina la paz, en tu exterior hay guerra. El ser humano precisa de amor.  

 

Ahora bien, es precisamente en la elección de la pareja en donde la mayoría fracasamos, pero a qué se debe esto, pues naturalmente por nuestras pésimas elecciones, unido a nuestros más ruines propósitos personales para con alguien. Unos se entregan a alguien por los beneficios que pueden recibir de la relación: dinero, posición social, bienes materiales…, otros por el mero placer sexual que experimentan en una piel tersa y juvenil, o por ilusiones de adolescentes,  unos pocos por amor. ¿Qué pues buscas? Desde ya te digo, que lo lógico y natural sería que buscaras a alguien por amor. No obstante, te recuerdo que el amor, contrario a lo que aseguran algunos, el amor tiene edades. Una jovencita de 20 años con un señor de 45 años es obvio que lo que subyace en el corazón de ambos no es amor, muy probablemente, la búsqueda de algún beneficio material por parte de la señorita, y la búsqueda de placeres sexuales por parte del señor. La vida tiene etapas las cuales cada ser humano debe saber vivir a plenitud, de lo contrario al final se sale resentido de tamaño embrollo existencial. Un ejemplo muy sencillo es la música: a un bebé se le procura melodías de niños (e.g. canciones de payasos o de cuna), el adolescente procura canciones rebeldes y utópicas, el adulto procura canciones románticas y revolucionarias, el anciano sólo le resta escuchar la misa y el noticiero. Es lógico. Así se da también en las demás gustos: las películas, la comida, los deportes, los libros, el sexo… a medida que avanzamos en edad, va variando el gusto por las cosas. Es natural.

 

No puedo dejar de mencionarte la cuota importantísima que debes aportar en el plano moral, es decir la fidelidad a tu pareja. No es un secreto que la mayoría de relaciones amorosas colapsan por las desilusiones que causan el engaño y su cinismo hiriente. Tú pues sé fiel, primero a ti mismo, y luego a tu pareja. Así no añadirás contrariedades  a tu vida. Evita los siguientes errores constantes en el ser humano: elegir a alguien por algo diferente al amor, casarse a temprana edad o sin darle tiempo a la relación con el fin de que ambos interesados en formar un hogar puedan conocerse y decidir luego si se la juegan o no. Ah, otra cosita de suma importancia, no exijas ni que te amen ni que se dejen amar. Las prisiones no van con el amor. Se ama en libertad o no se ama. Por su puesto, libertad no es sinónimo de libertinaje, todo el que forma una relación con alguien sabe que debe cumplir con las reglas del juego. De lo contrario le ocurrirá como al mal empleado, a quien primero no lo consideran ni para aumentos salariales ni para promociones de puestos, y finalmente acaban por despedirlo de la empresa.   

 

 En la amistad. ¿Quién es tu amigo?

Así como para el matrimonio la selección de la pareja adecuada es determinante para tu éxito, de igual manera lo constituye un amigo. Con el tiempo aprendemos que los amigos tienen una fuerza transformadora en nuestras vidas, ya sea para bien o para mal. ¿Qué significa todo esto? Significa que el escogimiento de nuestros amigos debe realizarse con mucha perspicacia, porque hay buenos amigos y hay seudo-amigos. Un grupo de amigos corruptos te arrastrará a la perdición. El seudo-amigo no da buenos consejos, te convida a lo incorrecto, la gula, la borrachera, la promiscuidad, a los actos inmorales… para hacerte incurrir en toda esta corruptela se vale del mismo medio que utiliza el Rey del Mal, los placeres. Ese seudo-amigo te hará quebrantar tus ingresos económicos, te llevará a la ruina y a la deshora.

 

De los dos tipos de amigos, el bueno es el que aparentar ser el ¨aburrido¨ y el otro, el alegre. Es obvio que el buen amigo no te resulte muy atractivo, porque ése no te facilita los placeres que el otro sí. El buen amigo es moderado en sus acciones, el seudo-amigo es descomedido en todo. El buen amigo está a tu lado cuando más lo necesitas, el seudo-amigo te da la espalda cuando caes en desgracia. El buen amigo te indica el camino de la vida y te ayuda a caminarlo, el malo te pinta de rosas el camino de la ruina y te persuade a que andes por él.

 

Tal vez sea esta la razón por la que, con el tiempo, los seres humanos llegan a considerar al perro el mejor amigo del hombre. El perro nunca te abandona en ningún momento, el seudo-amigo siempre. Esta vida es compleja en muchos sentidos, y difícil en otros, es por esta razón que debemos procurar rodearnos de las mejores personas posibles. Buscarlos en donde quiera que estén. Cuidarlos, valorarlos, ayudarlos sin pedir nada a cambio. El mejor modo de tener un buen amigo es siendo tú primero un buen amigo. No traiciones y no motivarás a tu amigo a hacerlo en tu contra. Sé bueno tú primero si quieres que los demás sean bueno contigo. No pagues mal por bien ni mal por mal. Un buen amigo es en cualquier tiempo el mejor ángel de la guarda en este planeta.

 

En lo intelectual. ¿Qué aprendes?

He escuchado decir que uno es lo que lee y aplica en su justa medida. Así como el cuerpo necesita de una buena alimentación y del ejercicio físico, de este modo la mente necesita conocimientos sanos y ejercitarse. Al ser humano mediocre lo dominan las pasiones, pero en el individuo de estudio sólo debe imperar la razón y el buen juicio. No hay que leerse una biblioteca para llegar a ser un ente de raciocinio equilibrado, basta con aprender de la universidad de la vida y reforzar esos conocimientos pragmáticos en las aulas de las universidades o simplemente con la lectura de buenos libros. Quien conoce y entiende más los secretos del Cosmos y todo lo inherente a él, tiene más posibilidades de éxito. Porque dime, ¿Quiénes son los que te gobiernan a ti? Son hombres y mujeres letrados. Aun tú siendo rico precisas de una mente preclara para que te ayude a no caer en desgracia. Todo en la vida tiene leyes ocultas que pocos llegan a comprender. Llegar a vislumbrar esas leyes es asunto de experiencia y de estudio. Una vez conozcas esas leyes podrás administrar lo tuyo y lo de los demás.

 

Ahora bien, ¿Qué debo leer? ¿Qué debo estudiar? ¿Qué debo introducir en mi cerebro? He ahí donde muchos curvamos el curso normal de nuestras vidas y la de los demás. ¿Qué me dices de la pornografía o de la magia negra? No todo es digno de ser leído o contemplado, por dos razones muy claras: uno porque el tiempo que nos dan de vida es efímero para derrocharlo en conocer algo pernicioso y dos porque la adquisición de esos conocimientos oscuros pueden influenciar en tu buena percepción de lo que te rodea y luego quebrar tu bondad en perjuicio de los demás.  

 

Es oportuno advertirte que leer no es una actividad que se debe quedar superficialmente en lo que es devorar un libro, también estás llamado a reflexionar el contenido de lo que lees, juzgarlo en su buena dimensión y luego aplicar lo aprendido a tu vida inmediata. Además debes recordar que el ser humano que conoce cuáles son sus derechos, sabe reclamarlos cuando le corresponda hacerlo, pero el ignorante lleva la de perder porque es fácil de embaucarlo, la Historia de la Humanidad está repleta de ejemplos al respecto, tanto como para llenar una biblioteca de los dolos y las patrañas que  diseñan las cerebros protervos con el fin de perjudicar a todos, pero más aun a los que carecen de conocimientos.

 

Hay quienes estudian con el propósito ciego de hacerse ricos con sus conocimientos a expensas de los demás, y ante el mundo no pasan de ser individuos con nociones en algo, pero ruines como lo son sus pensamientos. Una de las misiones más nobles de la educación es la de formar individuos para el bien común, cuando la educación no logra esto pues,  se puede decir que el intento de mejorar la humanidad fue un retroceso. Hay personas con las mentes llenas de conocimientos, pero con el corazón podrido de iniquidad, esas personas son, con perdón de los roedores, las ratas mundanas de toda la vida, las ratas que pueblan la mayoría de rincones de este planeta. Los buenos conocimientos deben ponerse pues al servicio del bien común, no tan sólo para un bien personal, producto esto del egoísmo.  

 

 

En lo espiritual. ¿En qué crees?

Todos le tememos a la Muerte, cada quien a su manera y a niveles distintos, pero le tememos. ¿La razón? El miedo a lo desconocido, a lo ultraterreno. Todos en alguna medida dudamos de la existencia de un dios bueno y a la vez creemos en ese ser creador de todo lo que llena la Tierra y el Universo No es raro, la duda es humana. Pero dudar no es negar algo por completo, es simplemente una forma de buscar la verdad, un modo de hallarle un sentido cósmico a la vida, porque el ser humano no se resigna a creer que la vida sea sólo esto que a diario vivimos: injusticia, intolerancia, indiferencia, odio enfermedad, hambruna, muerte… de ahí la necesidad de un dios (la última esperanza,). Un rayito de luz entre tanta oscuridad.

 

En la búsqueda de ese Ser Supremo dador de eternidad, la humanidad ha forjado desde un dios de estiércol hasta lo que más o menos concebimos hoy como el Creador de las cosas. Hoy en día al mundo lo domina, en término religioso, tres religiones predominantes: el judaísmo, el cristianismo y el islamismo, además de otras formas de vida como el budismo, el confusionismo, y el brahmanismo… sin mencionar las sectas religiosas que se desprenden de las matrices del tronco filosófico de las propuestas divinas y los grupos espiritistas que invocan a fuerzas oscuras para que los ayuden a conquistar el mundo.

 

El caso es que como humanos al fin, tú y yo estamos comprometidos con nutrir nuestros espíritus del buen alimento: paz y armonía con todo lo que nos rodea. No creo que ninguna religión de hoy ni ninguna otra forma de vida cuenten con lo necesario para satisfacer el hambre espiritual de cada pueblo que llena este mundo, pero sí creo que del modo que se busque la paz interior y la armonía con el Creador de las cosas es en cierta medida válida, porque soy de esos que piensan que Dios no nos despreciará porque seamos budistas, católicos o musulmanes, sino por las impurezas de nuestros corazones, ya que no es lo que entra en mí lo que me hace impuro, sino lo que sale de mí. No soy profeta para revelarlo, pero creo que el amor de Dios para con sus criaturas es tan inefable e inmenso que todos resucitaremos en la otra vida sin necesidad de castigos, sin embargo esto no es bueno que se sepa así tan radical, porque de ser como digo, la humanidad caería en un caos mortífero porque el temor al castigo o a la perdición total se han perdido de sus mentes. La idea del Infierno y de la condena eterna es de esta manera una invención perfecta para reducir la maldad en el ser humano. ¿Te imaginas la anarquía que imperaría si la gente se enterara de que no hay ni habrá castigo ni perdición para nadie? ¡No! Mejor así como están las cosas.

 

De cualquier modo, lo importante es sentir la presencia de un ser supremo, y más que eso, es llegar a amar a ese ser divino y transmitir ese amor a todo y a todos, esto es a lo que algunos llaman alcanzar otro nivel de conciencia. La idea de los niveles de ciencia me magnetiza mucho porque es un reto espiritual, es decir que según la dimensión de nuestro entendimiento y la aplicación de lo bueno, nosotros vamos dejando atrás una forma de vida menor para alcanzar otra vida mayor, algo así como dejar de ser meras cosas para ser personas, y luego humanos, y luego guías espirituales y luego sabios, y luego ángeles y luego nuestros propios dioses. ¡Lástima que muchos no logran pasar del primer nivel de conciencia! La gran mayoría sólo llega a alcanzar el segundo peldaño, el resto son los disciplinados, los que se superan a sí mismos.

 

En este mundo la gente pierde la fe en Dios, porque primero pierden la fe en ellos mismos. Pienso que el problema radica en que muchos idealizan demasiado el concepto de un dios; es decir muchos creen que Dios existe para que les resuelva sus problemas personales: el hambre, la pobreza, los conflictos matrimoniales, el roto de la ropa, en fin lo más risorio de las fruslerías. Sin embargo, la Naturaleza nos ha dotado de todo lo necesario para que nos las arreglemos por nuestra propia cuenta, y de hecho esto es lo que hace de la vida algo más divertido. ¿Por qué? Pues porque si en el planeta no hubiese retos que enfrentar ni enredos que desenmarañar todo sería muy monótono, es decir aburrido. Lo malo de este juego es que muchos no soportan la carga y tiran la toalla muy temprano, se desesperan tanto que piensan en el suicidio y hasta lo cometen. Lo ideal sería dejar a Dios tranquilo allá arriba y enfrentar nosotros nuestras situaciones, muchas provocadas por nuestra necedad, pero sobre todo disciplinarnos y alejarnos del mal para que el mal no nos busque. Siempre he dicho que la vida es un boomerang: te devuelve lo que tú le lanzas. El Karma se va más lejos aun y asegura que lo tú eres hoy en día, es producto del tipo de vida que llevaste en la vida pasada. Bueno este concepto no está loco del todo, ya que nos motiva en la actualidad a procurar una vida más sana si queremos recibir una mejor la próxima ocasión. No obstante, yo digo que no es necesario esperar tanto para recibir lo que anhelamos tener: una vida cargada de menos problemas. Para lograr este bien, repito es menester que te alejes del mal para que el mal no se te venga arriba. Haz el bien, purifica tu corazón, disciplínate y verás que la intervención de un dios no es fundamental para ser feliz. No dejes que pase un día sin que hagas algo positivo por ti y luego por los demás. Vive esta vida en armonía con el Universo. Sé agradecido con la oportunidad que te dio la Madre Naturaleza de existir. Llena tu espíritu de cosas sencillas en donde al final de cuenta radican las cosas maravillosas de este mundo.   

 

En el talento. ¿Cómo lo utilizas?

A cada ser humano la Naturaleza lo provee con un don, con una destreza, con un tipo de inteligencia, con un talento, del modo que lo quieras llamar, lo importante es que tú no eres la excepción. Ahora bien, la pregunta sería ¿Qué has hecho con tu talento? Primero ¿Has procurado desarrollarlo? Sí, así mismo es, el talento de cada quien debemos fortalecerlo o simplemente acaba por atrofiarse. Hay quien tiene el talento para cantar y no canta, o hay quien sabe pintar y no pinta, a fuerza de haraganear con su talento, lo anquilosan a tal grado que sólo les queda suspirar y lamentarse de haber perdido el tiempo en otra cosa que no tenía nada que ver con lo de su verdadera vocación.  

 

Sé que el primer error de la gente es explotar su talento para hacerse ricos. Bueno, llegar a ser recompensado por el uso adecuado de su talento no es malo, lo malo radica en hacer de esto el objetivo principal en el ejercicio de la vocación. Pienso que el Cosmos nos provee de algo artístico con el fin de que lo utilicemos para sentirnos útiles en la sociedad. Quien tiene el arte de crear historias y narrarlas y se afana en escribirlas para venderlas y ser reconocido por los demás, siento que es una persona vana, y por demás, con problemas de autoestima, porque necesita de una lisonja externa para poder sentirse con vida. La razón de tu talento palpitar en ti es otra, más que explotarla para recibir beneficios ya sean esto monetarios o de halagos, la razón es más espiritual que personal.   

 

Es imprescindible que sepas poner tu talento, primero para desarrollarte como individuo y segundo para el bien común, no para destruir el mundo. No pongas tu talento y tus conocimientos al servicio del mal, sino al servicio del bien. Esto te dará una satisfacción personal que te llenará de más vida, porque te hará sentir bien contigo mismo. Si sabes inventar, invéntate una cura para alguna enfermedad y no te inventes una bomba de destrucción masiva para aniquilar a la humanidad, si sabes cantar, cántale a la vida y no a la muerte, si sabes pintar, pinta el amor y no el odio, si sabes esculpir, esculpe la paz y no la guerra, en fin si tienes el don de la oratoria, predica la libertad y no la esclavitud. Eso te hará más humano y por tanto más feliz, sin decir que te alejará en gran manera de los problemas y de los vacíos existenciales.

 

En lo personal. ¿Quién eres tú?

A ver, te haré una pregunta crucial para configurar bien tu felicidad, ¿si tú eres un tomate y Dios te da la oportunidad de que elijas ser otro vegetal, quizás una fruta, qué te gustaría ser? No me conteste ahora, te haré otra pregunta similar, ¿si tú fueres un sapo y Dios te dice que te puede transformar en otro animal, en qué te gustaría que te transformara? Todavía no me responda porque te formularé la última pregunta, ¿si Dios te concede el deseo de convertirte en alguien famoso del medio público, a quién elegirías? Déjame adivinar: en el caso del tomate, tal vez digas, yo quiero ser una manzana, en el caso del animal quizás digas, yo quiero transformarme en un águila, y en el caso del personaje célebre es probablemente que digas, pues me gustaría convertirme en Donal Trump. ¡Error! Nunca pidas ser alguien diferente a lo que eres tú. Yo soy Jhovanny y no quiero parecerme a nadie más. Mi identidad me gusta, me siento satisfecho con la persona que me tocó ser. Sé tú y no aspires a nadie diferente a ti. ¿Sabes por qué? Porque desear ser alguien diferente manifiesta insatisfacción con lo que uno es. Este defecto significa inmadurez espiritual. Además una vez que se te conceda ser alguien diferente a lo que eres, con el tiempo te llegarás a  aburrir de quien decidiste ser y luego debes recurrir al mismo procedimiento de convertirte en alguien distinto al personaje célebre, y luego otra vez, y otra vez más, hasta que hayas agotado a todos los rostros de este mundo sin quedar plenamente satisfecho con ninguno. ¿Sabes por qué? Porque no te llegas a aceptar como eres, porque el problema no es tu rostro ni tu posición social, el problema eres tú. Cuando empieces a aceptarte tal y cual eres, con tus virtudes y defectos, empezarás la conquistad de tu felicidad.

 

¿Qué necesitas tú pues para ser feliz?, ¿un móvil moderno?, ¿una carro último modelo?, ¿una mansión en Bervelly Hills? ¿Mucho descanso y placeres? ¿Millones de euros? ¿Muchas placas de reconocimientos y trofeos de tus olimpiadas ganadas, una pared repleta de diplomas de tus logros académicos, docenas de cajas llenas de medallas en honor a las mil guerras que has ganado en el campo de batalla?, ¿el mundo entero?, ¿el Universo con todo y su Ser Supremo postrado ante tus pies para que te adore por los siglos de los siglos? ¿Exagero? Pues la verdad es que si a este nivel de vida todavía no eres feliz con quien eres y lo que tienes, me temo que no he pecado de exceso.

 

La felicidad de un ser humano no radica en la clase social en la que haya nacido, ni la raza que le tocó ser, ni el nivel de riqueza que haya alcanzado, sino en disfrutar lo que se tiene con gratitud sin dejar de buscar su mejoría y la de los demás. Sé tú es lo primero y procuras ser feliz en esta vida. Pero primero debes llegar a ser tú primero para hacerle entender a los demás que en esto consiste el 99.5 % de la felicidad. La carne no se contenta con todas las joyas del mundo, siempre pide más y más y más, en cambio el espíritu se conforma con la agradabilidad de contemplar una sencilla flor del campo, con la una puesta de sol, con un abrazo de un ser querido…

 

Sé tú lo primero, y aceptarte como eres, repito, es la clave de una vida de felicidad en abundancia y de paz interior. Lo demás es adorno y te llegará por añadidura, por supuesto porque tu magnetismo la atrae hacia ti. Sé tú pues toda la vida. Sé feliz y haz feliz a los tuyo con la luz de tu salud mental. 

 

NO ES EL CIELO LO QUE DEBES EXIGIRTE PARA EVITAR ACORTAR LOS DÍAS DE TU VIDA EN ESTE MUNDO, SINO AUTODISCIPLINA. 

 

El autor:  Jhovanny  Marte Rosario. 

jhovannymarte@yahoo.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios 8 ideas personales para encontrar la felicidad

Parece que estamos ante un caso escepcional de filosofía "New Age". De nuevo felicidades. Creo que soy de los pocos afortunados que tuvieron la sorprendente dicha de encontrar este sitio. No entiendo porque no hay más comentarios, e insisto, valdría la pena que estos trabajos del autor se divulgaran más. Había de existir la opción de mandar a un amigo, sin duda ayudaría a mucha gente a mejorar su calidad de vida (bueno... la de todos).
Lo contradictorio de la web... he visto sitios donde existe una gran cantidad de comentarios de cibernautas escribiendo y opinando sobre estupideces y cuando algo es importante resulta inverosímil no encontrar comentarios. Saludos al autor.
Luis Fernando Luis Fernando 15/05/2008 a las 08:37
;-*  hol a es muy sieto too esoovoy hacer feliz
raquel raquel 31/01/2010 a las 18:46
Gracias, estoy pasando por una desilusión muy dolorosa y no se imagina todo el bien que me han hecho sus comentrios. Dios lo premie por el bien que hace , no solamente a mí,  estoy segura que a muchos otros. Nuevamente mil gracias.
Carolina Vargas Carolina Vargas 28/03/2010 a las 03:30
Gracias. Son comentarios muy constructivos para la vida, para logar la armonia interior y vivir disfrutando con alegría el regalo de Dios que es formar parte de este mundo.
María A. María A. 28/03/2010 a las 04:17
<!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:1; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 0 0 0 0 0;} @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610611985 1073750139 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin-top:0in; margin-right:0in; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0in; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:ES;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page Section1 {size:8.5in 11.0in; margin:1.0in 1.0in 1.0in 1.0in; mso-header-margin:.5in; mso-footer-margin:.5in; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->
A Luis Fernando: gracias por tus palabras. Soy de tu opinión, pero de eso está llena la vida. Lo importante es seguir construyendo aunque otros destruyan.
Siempre Jhovanny
A Raquel: Gracias por leer el artículo y no olvide de poner en práctica lo que más te ayude a crecer.
Con atención especial, Jhovanny
A Carolina: Espero que sigas llenando tu mente y corazón de las fuerzas necesarias para que puedas reponerte del revés. No te desalientes que no todo es negro en esto del amor. Sé fuerte y lucha por tu felicidad sin desmayar.
Atento a tus palabras, Jhovanny
A María: Gracias María y sigue hacia adelante, sin miedo a nada.
Abrazos, Jhovanny
Excelente lectura, me ayudo mucho, en serio podrías publicar un libro. Gracias por tu talento.
Natalia Natalia 30/08/2010 a las 21:58
Aca maravillada de la vida, y encantada del talento de Ghonanny, una bendicion más que recibo encontrando esta página.  Muchas gracias.
Mariluz Mariluz 10/11/2010 a las 23:51
Gracias Mariluz;
Espero que le saques provecho a todo. Ese es el propósito.
Cortésmente,
Jhovanny
Gracias Mariluz;
Espero que le saques provecho a todo. Ese es el propósito.
Cortésmente,
Jhovanny
hola, muy buenos tus escritos, ayudan mucho y nos llevan a reflexionar, asi como a mí, espero que le sirvan a muchos. Saludos,
Jamary Jamary 29/09/2011 a las 00:11
muxicimas gracias,leo muxo y me encantan tus escritos,pz no he encontado a alguien ke te muestre la realidad de la vida en un escrito.Pz aveces necesitas a alguien ke te abra los ojos ..Gracias por compartirnos esto...
Sheyla Sheyla 30/11/2011 a las 00:40

Deja tu comentario 8 ideas personales para encontrar la felicidad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.